El alcalde de Xalapa amenaza con cobrar el agua a sus bomberos

Articulista Invitado

Héctor Yunes Landa

* Solo le falta a Hipolito quitarles las escobas a los barrenderos y las balas a los policías!!

El 22 de agosto de 1873 se creó, en el Puerto de Veracruz, el primer cuerpo de bomberos que existió en México. El de Xalapa fue fundado en 1938 por los comandantes Alfonso Flores Bello y Luis Pérez Gómez, así como por los capitanes Everardo Luna Melchor y Dolores Aquino Martínez, bajo el auspicio del entonces presidente municipal, Ernesto Ortiz Medina. Desde entonces, hace 81 años, con un gran sentido de la responsabilidad, entrega y valentía, cumplen con la misión de proteger la integridad física y patrimonial de todos nosotros, auxiliándonos en situaciones de emergencia y ayudándonos a prevenir riesgos.

En un hecho inédito, la administración municipal que encabeza el morenista Hipólito Rodríguez Herrero, en la capital veracruzana, no solo les retiró los apoyos públicos desde el pasado mes de noviembre, sino que amenaza con cobrarles hasta el agua que utilizan en cada servicio que realizan en las tres centrales y, sin fundamento alguno, presume que hasta ahí hay corrupción pues, recordemos que las dos banderas que la Cuarta Transformación utiliza permanentemente para derruir todo lo que en este país funciona, han sido las de la corrupción y el neoliberalismo.

Lo anterior no solo es una muestra más de la insensibilidad de este presidente municipal xalapeño, sino también de su irresponsabilidad y su corta visión, pues limitar el trabajo de los bomberos es también poner en riesgo a la ciudadanía. Hoy no deberíamos estar discutiendo la necesidad de mantener los apoyos para quienes forman parte de estas corporaciones de rescarte, sino cómo podemos todos juntos apoyarlos. Los empresarios, que siempre jalan parejo con las causas sociales, ya externaron su apoyo para nuestros bomberos, siempre dispuestos a encontrar el cómo sí, a diferencia del munícipe xalapeño y sus compañeros de partido que a todo le encuentran el cómo no.

La gran mayoría de los cuerpos de bomberos en el país operan a través de patronatos los cuales, en su mayoría, tienen que moverse para buscar donaciones de equipo que en Estados Unidos ya les es obsoleto pero que aquí, siempre es útil y se hace rendir. Por eso como diputado federal, mi apoyo hacia los heroicos cuerpos de bomberos no solo es moral, sino que comenzaré a trabajar en iniciativas y leyes que les den mejores condiciones laborales ante el riesgo diario que corren sus vidas; en capacitación constante, profesionalización y en dotar de recursos que les permitan contar equipamiento que les ayude a hacer un mejor trabajo, pero sobre todo, que los proteja, sin necesidad de distraerlos al mandarlos a las calles a botear.

A diferencia de los morenistas que a diario hacen un incendio con sus acciones y declaraciones, estos hombres que valientemente se dedican a tan noble oficio para apagar las llamas, nos necesitan hoy a todos. Su papel en la sociedad es indispensable, no les demos la espalda.

Con la cantaleta del combate a la corrupción y del neoliberalismo ahora solo falta que, además de quererles cobrar el agua que usan los bomberos en sus servicios, el Alcalde morenista de Xalapa le quite las escobas a los de la limpia pública o las balas a los policías que sean visto en la capital del estado.