Emilio Lozoya fue trasladado ayer a una cárcel en Madrid

Madrid. El ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya fue trasladado ayer a una cárcel en Madrid, en concreto al Centro Penitenciario Madrid IV, que se encuentra situado en la localidad de Navalcarnero, a unos 25 kilómetros de la capital española. Según confirmaron fuentes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias a La Jornada, el político mexicano llegó a la prisión a las cinco de la tarde con diez minutos, hora española, después de hacer la travesía desde Alhaurín de la Torre en una camioneta de la Guardia Civil, que es la responsable de los traslados de presos.

El ex político mexicano y una de las personas más próximas al anterior presidente de México, Enrique Peña Nieto, se encontraba prófugo de la justicia desde el 29 de mayo de 2019, cuando se convirtió en uno de los objetivos prioritarios de la justicia mexicana para esclarecer los numerosos casos de corrupción en los que presuntamente estaría involucrado. Sobre todo para conocer su vinculación a la trama de corrupción internacional del llamado caso Odebrecht. Su detención se produjo el pasado 12 de febrero, en la provincia de Málaga y en una de los fraccionamientos de lujo más exclusivos de España, La Zagaleta, utilizada también por multimillonarios prófugos de la justicia y criminales de todo pelaje, desde narcotraficantes, mafiosos rusos y sicilianos y también importantes empresarios del petróleo de origen árabe.

El ex director de Pemex fue detenido y llevado de inmediato ante los tribunales de justicia, donde le tomó declaración por videoconferencia el juez de la Audiencia Nacional de España, Ismael Moreno, quien decidió decretar prisión incondicional sin derecho a fianza ante el elevado riesgo de fuga y al no haber justificado un arraigo particular al país. De hecho uno de los motivos por el que el magistrado justificó su decisión fue que en el momento de su detención, cuando viajaba en un taxi particular, Lozoya intentó engañar a los policías enseñándoles una licencia de manejo falsa, emitida por el gobierno de la Ciudad de México y a nombre de Jonathan Solís Fuentes.

Lozoya no coincidirá en la cárcel con Alonso Ancira, el ex presidente de Altos Hornos de México, que se encuentra recluido en la cárcel de alta seguridad de Soto del Real, probablemente porque la justicia española prefirió evitar que compartieran prisión al estar siendo investigados en la misma trama de corrupción y desfalco al erario y por la que ambos tienen una petición de extradición en proceso de ser decidida por los tribunales españoles. Ancira es socio de Lozoya en varios negocios presuntamente fraudulentos, entre ellos la compra por parte del Estado mexicano de la empresa en bancarrota

Fuente: La Jornada, MSN

loading...