Fernando Luján, se apaga su luz (1939-2019)

0
Foto: Archivo Histórico Excélsior

Tras varios incidentes que pusieron en riesgo su salud, Fernando Luján murió la tarde de ayer, víctima de una oclusión respiratoria mientras se encontraba en Puerto Escondido 

Ciudad de México, a 12 de Enero del 2019.-Después de una lucha de varios años para conservar su salud por afecciones cardiacas y respiratorias, Fernando Luján falleció la tarde de ayer debido a una oclusión pulmonar.

La muerte sorprendió al actor de 79 años en Puerto Escondido, donde se encontraba acompañado de su esposa Martha Mariana Castro recuperándose de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica).

Desde 2015 el actor comenzó a sufrir por problemas de salud, pues en ese entonces comentó que había perdido nueve kilos de peso en tres meses, sin causa aparente y que la garganta la tenía sumamente inflamada.

A lo largo de su vida el actor, que tenía nacionalidad mexicana, se sometió a nueve operaciones, siendo las más recientes dos de índole cardiaca, una de ellas a corazón abierto. En febrero de 2018 sufrió de neumonía que lo mantuvo dos semanas en el hospital.

En diciembre de 2018, en la segunda operación del corazón, según su esposa, fue la primera vez que lo vio reflexivo y preocupado, según comentó en ese entonces.

Fue un milagro, pero ya está mejor, ya salió de unidad coronaria, ya tiene su cara rosita y ya le van a quitar el catéter del cuello”, dijo apenas el 10 de diciembre pasado.

Con esa mejoría, los familiares pidieron autorización al médico para viajar a Puerto Escondido, donde tienen una casa para pasar las fiestas de fin de año.

En Puerto Rico se llevó a cabo la filmación de Un amante anda suelto, donde trabajó con Alejandro Suárez, Héctor Lechuga y Jacqueline Voltaire. 

Todo iba bien, sin embargo, el actor presentó una crisis respiratoria y fue internado de urgencia, donde lo sorprendió la muerte.

Trascendió que la última voluntad del actor fue que una parte de sus cenizas se quedarán en aguas de Puerto Escondido, como lo hicieron con las de su hermano Alejandro, que otra se depositara en la tierra de un árbol de su casa en ese lugar y la familia decidió que otra parte se trajera a la Ciudad de México donde se depositará en un nicho familiar después de una misa que se programará en dos semanas.

Con el personaje de Don Cucufato demostró sus habilidades para la comedia. 

ACTOR DE CEPA

Por cuestiones de trabajo de sus padres, el actor nació en Bogotá, Colombia, el 23 de agosto de 1939.

 Fernando Ciangherotti Díaz (su nombre real), fue hijo del actor argentino Alejandro Ciangherotti y de la actriz Mercedes Soler, hermana de Fernando, Andrés, Domingo y Julián Soler, pilares de la Época de Oro del cine mexicano.

Alos siete años debutó en la obra de teatro Marianela.

El actor Julio Bracho lo descubrió y lo invitó a participar en cine, debutando en  La cobarde, en 1947.

En Domingos Herdez colaboró con Héctor Lechuga, Manuel Loco Valdés y Alejandro Suárez.  

A partir de ahí, el séptimo arte fue su actividad principal, de hecho se convirtió en estrella juvenil de la Época de Oro del cine mexicano, compartiendo set con Pedro Infante en El mil amores o Antonio Aguilar en La segunda mujer, en los años 50.

En la década de los sesenta, Fernando Luján fue carta fuerte en películas de corte juvenil, su chispa e imagen le abrió la puerta de cintas como Peligros de juventud, Juventud rebelde, Fiebre de juventud, Juventud sin ley, Dile que la quiero, El cuerpazo del delito, Acapulco a go-go.

En su etapa madura, participó en El coronel no tiene quien le escriba, Hasta el viento tiene miedo (versión de 2007), Tercera llamada, El método Lanner, Cuando los hijos regresan, siendo su última cinta ¡Hombre al agua!, en 2018.

Fernando Luján es referente en el espectáculo nacional, pues a lo largo de su carrera hizo más de 100 películas, 40 obras de teatro, como Cada noche muere Julieta, ¿Por qué no te quedas a desayunar? y El Avaro, entre otras.

En cuanto a telenovelas, realizó más de 30, destacando Mirada de mujer, Los ricos también lloran, Deseo prohibido, Montecristo, Cadenas de amargura, entre otras. Además, participó en la primera temporada de la serie Ingobernable.

Luján también demostró su vena cómica. En la década de los setenta participó en la emisión televisiva Domingos Herdez, donde creó el personaje Don Cucufato, un hombre maduro, vestido elegantemente que con su bastón golpeaba a todos.

Fernando Luján estuvo casado más de 30 años con la también actriz Martha Mariana Castro.  Fotos: Archivo Histórico Excélsior/Cuartoscuro/ Especial

Este rol le acompañó en infinidad de campañas publicitarias, pero, con el tiempo le complicó su incursión a telenovelas, con roles serios, pues la gente y los productores no podían separarlo de este personaje.

En su carrera ganó varios reconocimientos como el Premio Bravo 2007 en la categoría de Mejor Actor de Televisión por Montecristo.

De hecho, en noviembre pasado fue galardonado con el premio Luis Buñuel por su aportación fílmica en iberoamérica. La entrega se llevó a cabo en la embajada de España en México.

Fernando Luján deja herencia en el medio artístico, pues Fernando Ciangherotti, Vanessa Ciangherotti, Casandra Ciangherotti, Fernando Canek, Franco Paolo
Ciangherotti y Laura Ciangherotti, (seis de sus 10 hijos), se han dedicado al arte.

La telenovela Mirada de Mujer fue uno de sus trabajos más importantes en la pantalla chica. 

RECUERDA AL AMIGO

Angélica Aragón, quien trabajó con Luján en Mirada de mujer, compartió algunas anécdotas con Excélsior.

Estaba muy deteriorado de salud. Tuve el enorme placer, privilegio y gusto de acompañarlo tres días, hace un par de meses, al homenaje que le rindió la Universidad de San Luis Potosí y fue maravilloso. Estuvo muy conmovido.

Fue un hombre que se divertía en cualquier ocasión, eso es muy importante para convivir con alguien, era muy positivo”, reflexionó.

Mirada de mujer fue una telenovela muy importante para nosotros, fue de las primeras que se hizo sin apuntador y él tenía una enorme experiencia en teatro, cine, televisión, cabaret, stand-up y como bailarín. Aprovechaba muy bien la improvisación, Fernando era muy sensible e intuitivo”.

Su último trabajo fue el filme ¡Hombre al agua! Tenía 72 años de carrera. En 2017 hizo la película Cuando los hijos regresan.  

COMPARTEN CON EXCÉLSIOR

Algunos compañeros y amigos expresaron su pesar por la muerte de Fernando Luján.

Toda la vida lo admiré. En la televisión pasaban sus películas en blanco y negro, en los programas de comedia era increíble, ¡Don Cucufato!, qué recuerdos. Trabajar con él fue un gran honor, fue sensacional. Era un hombre lleno de anécdotas, de conocimiento, él lo sabía todo, además era un ser humano muy divertido.”

Ari Telch

Gracias por enseñarme el significado de respeto a este noble quehacer de actor.”

Édgar Vivar



Fuente: Excelsior

Comentarios

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí